Jueves, 23 Noviembre 2017

 Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en LinkedInYoutube

CONECTIVIDAD / FORO EFQM 2017

Pulso de agilidad; Los clientes mandan reaccionar

Madrid, octubre 2017

Ignacio Babé, CEO/Secretario General del Club, presentó durante el Foro EFQM, el Pulso de Agilidad organizacional elaborado en los últimos meses con los testimonios de más de quinientas organizaciones y en el que se obtiene como una de las principales conclusiones que las empresas se acercan al aprobado en la gestión de su agilidad.

El Pulso ha sido promovido por el Club Excelencia en Gestión, Cegos Deployment y EFQM, y ha contado con la colaboración para la difusión de varios partners para la realización del estudio: Bureau Veritas, Cámara de Comercio de Sevilla, Club de Calidad, Club de Innovación de la Comunidad Valenciana, Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña, Colombia Excelente, Euskalit, Fundación Navarra para la Excelencia y Quality Austria.

A través de un formulario de preguntas, las empresas han podido valorar si son ágiles, en 3 sentidos: la identificación de oportunidades y amenazas, la capacidad de decisión y su desarrollo. Se acercan al aprobado y el 38% de las organizaciones participantes se consideran más ágiles que el resto.

No obstante, unas destacan más por unos rasgos que por otros, es decir, unas son más organizadas que rápidas. Siete de cada diez 10 organizaciones consideran el cambio de expectativas y necesidades de clientes y empleados como el principal motivo de anticipación o reacción de la organización.

Antes de finalizar su ponencia, Ignacio Babé expuso 5 desafíos para mejorar la agilidad dentro de la empresa: conocer la verdadera velocidad, desarrollar las habilidades de los empleados, mejorar la flexibilidad para identificar amenazas y oportunidades, mejorar la gestión de los datos para la toma de decisiones y evolucionar el enfoque de gestión de los proyectos.

Para que un negocio se pueda mantener a largo plazo, éste tiene que ser ágil y responder de forma rápida a los cambios, teniendo en cuenta otras opciones y eligiendo la mejor a la hora de actuar. Todo ello con innovación. Asimismo, desde un punto de vista tecnológico hay que mejorar la seguridad, software y estructuras de comunicación.

Las palancas para la Agilidad son el liderazgo, la flexibilidad, el compromiso, la confianza, las personas, el empoderamiento y la comunicación. Y las barreras, la burocracia, la inercia cultural, la falta de liderazgo, la poca comunicación, el miedo al cambio, y la jerarquización.

Las empresas se muestran más concentradas en desplegar acciones que en dotar de mecanismos de identificación de amenazas y oportunidades o toma de decisiones y las organizaciones más grandes disponen de mejores mecanismos organizativos asociados a la rapidez.

El principal motivo de anticipación o reacción de la organización es el cambio de expectativas y necesidades clientes y empleados y la digitalización y sensibilización de las personas son las acciones más desarrolladas por las organizaciones para ser más ágiles.

Una organización ágil es aquella que combina la rapidez de sus actuaciones, la capacidad de respuesta y la flexibilidad junto con la organización, la estabilidad y la racionalización.

Este Pulso nos permite establecer que los principales retos para mejorar la agilidad son conocer su verdadera rapidez, desarrollar las capacidades de las personas para hacerlas más ágiles y empoderarlas, ampliar la permeabilidad para la identificación de amenazas y oportunidades, mejorar la gestión de los datos para la toma de decisiones presenta recorrido de mejora y evolucionar el enfoque de gestión de los proyectos.

Consulta los resultados completos del Pulso de Agilidad Organizacional en este link.

Escribir un comentario

UA-30032400-1